domingo, 14 de marzo de 2010

Cuento incacabado.

Tras varios días de lluvía intensa, amaneció un día soleado y la abejita decidió salir de su panal para buscar aventuras, Tras un largo rato de vuelo descubrió una flor, era preciosa, estaba toda desenvuelta y miraba erguida hacia el sol..No se lo pensó dos veces y de un impulso se situó sobre ella... En un primer intento posó una de sus patitas... Era una sensación cálida y como esponjosa, y sin quererlo eso le producjo un rubor que recorrió su cuerpo por completo.. La segunda vez apoyó sus pien en el medio de la florecita, la sensación era como de elasticidad, como si el suelo fuese acolchado y algo la balancease suavemente hacía arriba y hacia abajo, nunca había sentido nada parecido, era una sensación de placer mezclado con cierta ingravidez, se sentía bien, fué entonces cuando se dió cuenta, un trocito de aquella pequeña flor se había pegado a su patita, y por mas que se esforzaba no lograba desacerse de él... Sin pensarlo dos veces emprendió el vuelo y a lo lejos observó una linda pradera. En ella volvió a observar otra flor, esta era majestuosa, muy grande un bonita, poco a poco logró volver a situarse sobre ella, y sin apenas darse cuenta el polen de su patita, se quedó enganchado en la flor majestuosa...


Quizás algun día lo termine.... Besos.

2 comentarios:

Javier dijo...

a ver si te animas que esta bueno...

Perro dijo...

jajaja En principio era para niños... ahora tengo poco tiempo y menos ganas :P