jueves, 19 de febrero de 2009

Ellos las prefieren gordas.

Bueno ya que ayer me dió por contaros mi primera historia con las ambulancias, hoy os voy a contar otra que también tuvo su aquello...
Eran las doce de la mañana de un sábado, en el que el jefazo había venido a vernos, y como era habitual, al hombre, le gustaba mandar....Así que me ordenó que limpiase la ambulancia y la dejase reluciente como nunca... dos horas y media después, salía yo del vehículo en cuestión, quedándo este reluciente como nunca había estado.... Después de recibir las felicitaciones por el buen trabajo, me disponía a cambiarme para irme a casa.. cuando de repente suena el maldito teléfono.... Una urgencia, no muy lejos... Salimos de allí como balas, y llegamos a una zona de viviendas relativamente pobre... Un edificio de cuatro plantas se erguía ante nosotros, y nuestra damisela vivía en el último piso, como Rapunzel.. Entramos en el portal... y observamos que no hay ascensor... La escalera, era estrechííísima....Así que alzamos la camilla por encima de nuestras cabezas, y nos disponemos a subir.... Un rato largo después estabamos arriba.... Tocamos a la puerta, y nos abre, un señor, enoooooorme, de bigote, todo sofocado y medio compungido...con un lamento por voz nos decía que su mujer estaba en la cama y que se encontraba muy mal que la ayudásemos.... Accedemos como podemos al habitáculo, y nos topamos con una mujer.... de 'ocho por veinticuatro', tan enooorme o más que el marido, retorciendose, en la cama y tocándose el estómago, estaba pálida pero consciente... Yo miro para mi compañero y el me susurra al oido....
- Madremía es imposible bajarla en la camilla-
A lo que yo respondo - Tu pones la camilla abajo y yo la empujo por la ventana- jajaja, de repent dice una voz desde atrás, -YO LA BAJARÉ- el marido que sacó voz de ogro de cuento... Y ni corto ni perezoso agarró a su mujer y la cargó sobre el hombro como si de un saco de patatas se tratase...y bajamos por las escaleras, nosotros delante y él y su esposa detrás.... una vez abajo logramos acomodarla a duras penas en la camilla....... No metemos todos en la ambulancia y a toda mecha camino del hospital... De camino... yo iba atrás con ella y el marido... El pobre hombre no pudo resistir más y rompió a llorar como una magdalena... Mientras yo le preguntaba a la mujer que cada vez se ponía más pálida... -¿Ha comido algo raro?- ella decía - una ensaladita..- y yo pues tiene toda la pinta de que algo le ha sentado mal....-, y ella me agarraba fuerte y me decía -¿me voy a morir?- y yo- no mujer, de esta no, ahora cuando llegue, le hacen un lavado de estómago y como nueva-...
Una vez en la entrada del hospital, para acceder a urgencias hay tres curvas muuy pronunciadas... En la primera.... casí se nos cae encima.... en la segundaaa se retorció a más no poder....... y en la tercera y última......ya no resistió más...y..
Mi compañero dice que frenó, más que por que habíamos llegado, por que me escuchó aullar como nunca había escuchado a nadie....... cuando abrió la puerta el que estaba llorando era yo... ella, en cambio había recuperado el color de las mejillas... Y estaba sentada toda feliz.... a mi me recubrian, dos kilos de ostras, una lechuga a medio digerir, atun para rellenar una lonja, pimientos... espaguetti, y una variedad culinaria suficiente como para surtir a media Etiopía.....
Mis ojos inyectados en sangre....hicieron que el matrimonio se bajase de la ambulancia antes de que yo pudiera decir nada.. mi compañero se moría de la risa... Y yo sólo podía pensar....-estaba limpiaaaa, limpiiitaaa ainssss-
La señora se había comido, la dosis de medio regimiento del ejercito, y a mi contandome que una ensaladita la jodía.... Al final salí de la base a las ocho de la tarde, tras dejar nueva mente la ambulancia reluciente.. y tuve la sorna de mis compañeros durante semanas....

3 comentarios:

Alimatou dijo...

Ay, a mí también me duele el estómago, pero de la risa, jeje, no me he podido reír tanto en todo el día, jeje ni durante la cita. Muy buen relato, y qué sinceridad la vuestra con los pacientes, no se supone que sois muy amables y todas esas cosas? jejej Qué buena la señora con su ensaladita!

Halo dijo...

agggggggggg que agggggco

Perro dijo...

xDD yo no soy escrupuloso..pero vamos... una cosa es verlo en el suelo y otra encima tuyo....