miércoles, 7 de enero de 2009

A s c a y .

Hace tiempo que obvio estos temas, porque no por mucho mencionarlos duelen menos o se superan mejor. No he hablado nunca de este tema abiertamente, porque hacerlo trae recuerdos dolorosos a gente a la que quiero, yo incluido, pero acabo de leer algo y me apetece compartir con alguien mis sentimientos, y dado que vivo sólo, os ha tocado.
En ocasiones la vida nos golpea con fuerza y da igual que estemos preparados que no. Ella se llamaba Sonia y fué durante unos años una parte importante de mi vida y de la de mucha gente, porque era una de las personas más íntegras que hayais podido conocer, siempre que la necesiba estaba ahí, con palabras de ánimo o dando consejos de los buenos. Era una amiga excepcional, y una persona expéndida. Se que siempre se dice esto cuando esa persona falta, pero ne este caso, es que sencillamente era así. No tengo ni un mal recuerdo, ni nada negativo que me la recuerde. Lo único malo es como se nos fué. Ver como una persona de treinta y cinco años se va apagando día a día, ver como su masa corporal disminuye hasta convertirla en una amasijo de piel y hueso, ver como esa enfermedad la devoró hasta el último de sus días. Creo que más que nadie, por lo unidos que estaban, sufrieron su ausenacia su familia directa. Pero sus amigos/as, lo sufrimos mucho. Tanto a BB como a mí, nos ha costado una ansiedad que aun hoy en día acarreamos, cada día que pasa se viene a nuestra mente, sus frases se nos quedaron grabadas para siempre, y creo que aunque ya lo hemos superado, o al menos aceptado, siempre nos quedará un lugar en el corazón para ella, para su recuerdo.
No se que hay después de la muerte, pero sí hay otra vida como dicen muchos/as, espero que ella sea lo más feliz que se pueda ser, y envidio a la gente que la acompañe porque tendrán a su lado lo mejor que nadie haya podido nunca desear. Estes donde estes, te quiero y no te olvidaré nunca. Besos y como Sonia decía se me cuiden.

No se si estoy repitiendo canción, pero la ocasión la merece. La canción de los gatos de plastilina. De aquella mi cultura musical era pobre, al menos en este ámbito, y era mi forma de pedirla, en su bar, y lo creais o no me entendían y me la ponían junto con mi orujo de hierbas claro está. Que años más maravillosos xDD.

2 comentarios:

Argo dijo...

La canción se hizo famosa cuando yo estaba apunto de abandonar el instituto, me trae recuerdos, aunque muy distintos a los tuyos. Los antiguos egipcios sostenían que mientras alguien pronuncie el nombre de una persona que ya se fue, ésta seguirá viva. Eran muy sabios...

El Perro dijo...

Siempre seguirá ahí en el corazón de los/as que la queremos. La canción es muy especial para mí, y quieras que no cada vez que la escucho sonrío, no es triste, sino motivo de recuerdo de momentos felices.