domingo, 18 de enero de 2009

Un grito al aire.

La libertad...ese estado o condición de quien no es esclavo, ¿Estais seguros/as que de no es un concepto abstracto?. Hoy en día, vivimos en una sociedad que nos subyuga, nos hace vivir en cubículos mínimos, nos jala por las orejas, para que busquemos algo en lo que trabajar y conseguir un dinero que supuestamente nos dará una calidad de vida, pero no deja de ser utro yugo, con el que meternos más adentro de su ser, el dinero trae lujos, los lujos obligaciones, y las obligaciones cohartan nuestra libertad. En realidad nadie es libre, si deseas suicidarte y terminar con tu vida, la misma sociedad impedirá que lo hagas, porque se supone que nadie quiere hacerlo y el que quiere está loco,no, no me malinterpreteis, no tengo tendencias suicidas, sólo es un ejemplo. Las personas, quieran o no, deben someterse a unas normas, más justas o menos, pero todos/as deben acatarlas, el problema es que nunca llueve a gusto de todos/as, siempre hay alguien descontento.
Soy consciente de que no es todo tan sencillo como lo he pintado, porque entran en juego muchos más paradigmas.. Pero bueno todo el mundo es libre de gritar de vez en cuando para desahogarse ¿no?

5 comentarios:

Argo dijo...

La libertad es tan relativa... quizá la perdimos cuando hace miles de años bajamos del árbol.

El Perro dijo...

Y no se si por ese entonces la tendríamos ya...

PuntoyComa dijo...

Es cierto que nuestra libertad está muy coartada, pero no debemos olvidar de que somos nosotros los que nos sometemos. Somos a la vez ajusticiado y verdugo, ya que podríamos sin problema irnos a vivir en medio de la selva inhóspita del Amazonas, o a una isla desierta del Pacífico, donde seríamos absolutamente libres. Es más, tenemos una libertad que va mas allá que cualquier otra, más allá de la que pueda tener cualquier animal, tenemos libertad de vivir. No es como tu dices, ya que la sociedad no es capaz de evitar que un ser humano se suicide. Somos libres de vivir, y sobre todo, de opinar, y tampoco podemos omitir el hecho de que la pérdida de libertad es el precio que debemos pagar por vivir el sociedad, por convivir con nuestros semejantes, hecho que es muy enriquecedor en la mayoría de los casos.

Y por cierto, mil gracias por pasar por mi Blog. ;)

El Perro dijo...

Mientras me parezca intresante seguiré pasando. por el momento puedo decir que promete...

Jeje Ten encuenta que hablar de sociedad e individuo es un poco difícil, porque somos cada uno de nosotros los que formamos esa sociedad y los que en el fondo creamos estas normas y circunstancias. No creo que irte al amazonas sea ser libre, porque yo no quiero irme, y si tengo que hacerlo ya me estan obligando a algo. Aun así, la única conclusión es que no hay libertad, que es un término simbólico, pero que en realidad nunca podría existir ;) en toda su extensión.

PuntoyComa dijo...

Sí, eso es cierto, pero insisto en que somos nosotros los que nos quitamos las libertades, porque no podemos olvidar que la sociedad es el conjunto de seres humanos, no un ente superior a nosotros que pudiera condenarnos. Todos formamos parte de esta sociedad, y tenemos la misma culpa...